Bloguea Banana, Colectivo Informativo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

dom23072017

Actualizado10:24:38

Back Inicio Estilo de Vida La noche EN Riedel Boa un decantador con estilo, y el por qué se deben decantar los vinos

Estilo de Vida

Riedel Boa un decantador con estilo, y el por qué se deben decantar los vinos

riedel-boa-decantador
riedel-boa-decantador-1

Con un diseño alusivo al año chino de la serpiente, los de Riedel traen su decantador llamado Boa, el cual con su diseño y elegancia puede ser tema de cualquier conversación mientras se disfruta de un vino.

Este decantador de cristal soplado tiene una capacidad de hasta 69 onzas, mide cerca de 30 centímetros de alto, en cuestión de segundos pueda lograr una correcta "apertura" del vino, siendo esta una pieza funcional y de diseño para el bar de la casa. El Riedel Boa tiene un valor de $434.99 USD

Los de Riedel dicen que se deben decantar los vinos por dos razones: la primera es para separar los sedimentos en los vinos añejos, y la segunda sirve para acelerar la oxidación, dotar de mayor complejidad descubriendo los aromas y sabores en los vinos jóvenes. Además, se debe de tener en cuenta:

  • Airear vinos de hasta 10 años, tanto tintos como blancos, se deben descorchar de 8 a 12 horas antes de ser consumidos, o decantarlos para acelerar el proceso de oxigenación.
  • El principal componente del vino, presente en él desde su primera fermentación (alcohólica), es el dióxido de carbono. La decantación disminuye la cantidad del dióxido del carbono y “madura” el vino, permitiendo que su bouquet se presente más rápido.
  • En el paladar, los vinos tintos decantados ofrecen niveles más altos de expresión de fruta, integrando y suavizando los taninos.
  • Para decantar los vinos jóvenes, voltear la botella directamente dentro del decantador y dejarlo caer en el contenedor para su oxigenación.
  • Para decantar los vinos añejos, se debe dejar caer el vino lentamente en el decantador para que el sedimento permanezca en la botella.

"¿Duda aún de las ventajas de la decantación? Haga la siguiente prueba usando copas idénticas, decante la mitad del vino de una botella y sirva la otra mitad directamente de la botella a la copa. Pruebe ambas muestras y saque sus propias conclusiones".